trescientos sesenta y cinco días

365 días.

Es la expresión matemática de tu ausencia.

Dicen que mucho puede cambiar en trescientos sesenta y cinco días. Para mi, todo es subjetivo. Como siempre. Como todo en la vida. Han pasado muchas cosas, y a la vez, no ha pasado nada.

Pero bueno, ya que estamos aquí, te pongo al día.

Desde que te fuiste, se podría decir que la cosa se ha puesto un poco patas arriba (hablando así familarmente). Tenemos nuevo Rey (cosa que estoy segura te producirá más risas que otra cosa). Sigue la guerra en Siria, Ukrania se ha unido y parece que está en guerra civil, el Estado Islámico sigue haciendo de las suyas y las portadas de los periódicos en nuestro país se dividen entre Pablo Iglesias y el Pequeño Nicolás. Al primero creo que algo le conoces, el segundo sólo te sonará a los cuentos franceses de cuándo era yo pequeña. Uno de los dos te producirá una carcajada y el otro enfado permanente. Pero no sé muy bien quien hará qué. Ya me dirás.

Siguiendo con el Boletín Informativo (que me estoy liando), te alegrará saber que una hija de inmigrantes españoles ganó el premio Goncourt este año. Bueno, he dicho alegrar, en realidad no sé si es el término exacto. El frañol es interesante, pero creo que el fondo de la novela te hubiera irritado… quien sabe. Hablando de todo y de nada, han desaparecido varios aviones en el pacífico, parece ciencia ficción, (o Lost, que tanto te gustaba), pero no. Lo llaman el nuevo triángulo de las Bermudas. A saber, igual tu sabes algo más que nosotros.

……

……

Perdona, estaba pensando en que esto que estoy diciendo no tiene sentido. Déjame que vuelva a empezar.

Esto es lo que realmente te has perdido.

Un viaje a florencia, un 12 de Junio y un 12 de Agosto, mi début como vendedora de fruta (temporal, no te preocupes). Varios 20/20 de tu hija pequeña (el último en tecnología si mal no recuerdo). Un verano más en Lapurdi (es bromita, llamemoslo Hendaya), y Semana Grande. Un 14 de Abril también, y un 13 de Mayo ahora que lo pienso. Una puesta de largo (fancy, huh), un viaje a esquiar, mis queridos 5.gracias en Junio y alguno que otro más en Enero.

Te has perdido un amigo invisible, un Olentzero y un Papa Noël. A los Reyes Majos también te los has perdido, pero esos casi ya no vienen. Un 24 de Diciembre y el pavo del día de Navidad. Las uvas retransmitidas por medio de móvil/altavoz/EPIC FAIL desde los Alpes.

Te has perdido subir a L’Aiguille du Midi, las caídas en las perchas de tus hijas (una al rescate de la otra, rescate fallido, como podrás imaginar) y los paseos con bastones, gorros y botas de après ski de tus padres. Un viaje en busca de la ola, un Erasmus, entradas en la edad del pavo (si, varias, compadecete de nosotros) y los saltos a caballo de tu hija.

Te has perdido alguna que otra cena con tus amigos, alguna que otra conversacion conmigo y charlas intensas con tu perro Harpo. Una entrada en Sixième y primeras salidas a solas con la pandi por Irún (tiembla ,si).

Te has perdido cortes de pelo, resfriados, sonrisas y abrazos. Alguna que otra lágrima también, para que engañarnos, y algún que otro deseo por cumplir… y tu cumpleaños.

Por primera vez, te has perdido tu cumpleaños.

365 es la expresión matemática de tu ausencia…

Seguiré infórmando,

Nuf.

Anuncios